Valor nutricional, beneficios y ejemplos

La intención de incluir alimentos de diferentes colores en los distintos platos no es solo hacerlos visualmente atractivos, sino de la misma forma: más saludable para quienes lo consumen.

Son los fitoquímicos contenidos en los alimentos los que le otorgan olor y sabor sin descuidar el color debido a su sustancia. Sobre esta base podemos Clasificar los alimentos por color dependiendo de lo que aportes:

rojo

A menudo encontramos ácido elágico en los alimentos rojos, una fuente de aceleración del metabolismo que contiene un gran grupo de vitaminas y antioxidantes.

Las fresas, los tomates, los pimientos y las manzanas son algunos de los más populares que combaten los radicales libres y hacen que el corazón y el cuerpo sean en general más saludables.

Amarillo naranja

Entre los alimentos amarillos y anaranjados encontramos los betacarotenos, una especie de antioxidante óptimo que se complementa con sus vitaminas, especialmente la vitamina A.

Naranjas, duraznos, zanahorias, calabazas, piñas, entre otras cosas, estimulan positivamente el sistema inmunológico, mejoran la vista y regeneran los tejidos más rápidamente.

Azul morado

Clasificados por los colores púrpura y azul, el grupo de alimentos ofrece resveratrol, que esencialmente protege el sistema urinario y previene enfermedades graves como el cáncer de corazón.

Destacamos moras, arándanos, ciruelas y berenjenas, que son excelentes para prevenir el envejecimiento celular y regular los niveles de azúcar en sangre.

Verde

De los alimentos verdes podemos obtener una mayor cantidad de fitonutrientes, que además aportan luteínas para la salud, isoflavonas y efectos antiinflamatorios.

La espinaca, el repollo, la albahaca, el aguacate, el kiwi, el pepino y mucho más son excelentes para mejorar la coagulación de la sangre, mejorar la salud visual y fortalecer los huesos.

blanco

Son los menos coloridos de todos los alimentos, pero debido a sus propiedades flavonoides, cancerosas, antiinflamatorias, antibióticas y antioxidantes, siempre son buenas adiciones.

Tenemos cebollas, ajo, champiñones, rábanos blancos y papas como ejemplos, que son excelentes para controlar el colesterol y apoyar la función cardíaca.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *