¿Por qué las barras de peluquería son de color rojo, blanco y azul?

Las barras de barbero son una pieza clásica de Americana. Cuando ves un bar de peluquería, no solo te estás dando cuenta de los servicios que ofrece un establecimiento. La barra también desencadena toda una serie de recuerdos y emociones calmantes. Un viaje a la peluquería a menudo está fuertemente ligado a los momentos más importantes de la vida de las personas.

A menudo recordamos jugar en nuestros asientos mientras tratamos de contener toda la energía asociada con la infancia. Otros pueden recordar un momento en el que decidieron probar un nuevo corte de pelo. Estos recuerdos a menudo se asocian con varios momentos que cambiaron la vida que vinieron después.

Hay algo emocionalmente convincente e icónico en esas barras de barbero rojas, blancas y azules. De hecho, los polacos son tan icónicos que a menudo nos olvidamos de hacer una pregunta importante. ¿De dónde viene el color y el diseño de la barra de barbero? Para responder a esto, primero debemos mirar las profesiones sorprendentemente profundas de las profesiones.

Una profesión y sus herramientas a menudo crecen juntas

Es difícil definir exactamente cuándo surgió la peluquería como profesión. Como veremos pronto, los peluqueros con navajas van de la mano. Hoy usando uno maquinilla de afeitar es un punto clave de diferenciación entre peluqueros y peluqueros. La conexión entre los peluqueros y sus herramientas significa que las personas a menudo asocian la invención y el uso de la navaja con la creación de los peluqueros. Esto significaría que la historia de la peluquería se remonta al pasado. 3500 a. C..

La profesión de la peluquería cambiaría drásticamente en el transcurso de esta larga historia. Los cambios a menudo son bastante sorprendentes para el ojo moderno. Sin embargo, siempre es importante tener presente el contexto histórico. La historia de los peluqueros y las varillas de barbero se remonta a una época en la que las personas solo tenían los conocimientos más superficiales de la ciencia y la medicina. Es importante recordar que nuestra visión científica actual solo es posible porque nos apoyamos sobre los hombros de gigantes anteriores. Por sorprendente que parezca, la apuesta del peluquero es una prueba del compromiso de la humanidad con la comprensión científica.

Los barberos alguna vez tuvieron un conjunto muy completo de habilidades

Hasta ahora, la conexión entre barberías, peluquerías y medicina no parece ser fácilmente reconocible. Las cosas se vuelven un poco más fáciles de entender si miramos nuevamente el papel de una navaja de afeitar. Debemos recordar que las culturas anteriores no consideraban al metal como un bien casi disponible.

Hoy en día, las personas a menudo ya no pueden molestarse en recoger el cambio que se ha caído en su sofá. En el pasado, cada pieza de metal era el resultado de un proceso largo y arduo. El metal tenía que extraerse con cuidado. Luego tuvo que ser cuidadosamente forjado con habilidades raras y valiosas. Incluso mantener una hoja afilada era una cantidad considerable de trabajo. Tiene sentido que las profesiones crezcan esencialmente en torno a su relación con las herramientas de metal. Se aplica tanto a las personas que forjan metal como a quienes lo utilizan.

Todo esto puede explicar por qué los primeros peluqueros manejaban casi cualquier cosa que combinara humanidad y uso pacífico de instrumentos de corte. Una afirmación tan amplia puede parecer a primera vista una exageración. De hecho, esta es la razón por la que existen tantas conexiones entre la medicina moderna y los primeros peluqueros. Los barberos eran sinónimo de atención médica antigua. Esto puede parecer ajeno a nuestra cosmovisión moderna. Pero la gente solía ver el cuerpo humano de manera muy diferente.

La biología era algo mucho más misterioso e incluso místico para las culturas antiguas. Si una mano hábil pudiera cortar parte del cuerpo, no habría muchas razones para pensar que no podría manejar otras áreas. Se confiaba en la misma persona que cortaba el cabello para cortar también la piel enferma. Los barberos podían cortar y cortarían casi cualquier parte del cuerpo de una persona. Alguien podría venir por un bonito combo de corte de pelo y amputación. Un afeitado puede ir acompañado de extracciones dentales.

Las personas en el pasado no tenían un conocimiento profundo del mecanismo subyacente del crecimiento del cabello. Tampoco entendían por qué los órganos o incluso la sangre eran tan importantes para un cuerpo sano. Sin embargo, las culturas antiguas entendieron que la sangre y los órganos son vitales para la salud. Sin embargo, la falta de una comprensión más científica llevó a suposiciones falsas. Y de pie en medio de este malentendido, finalmente vemos la barra del barbero.

Postes con usos dramáticamente diferentes

Piense en la última vez que tuvo que inyectarse. Parte del proceso implica la preparación de las venas. El médico que aplica la inyección debe insertar con cuidado la aguja en una vena. Por extraño que nos parezca, los peluqueros han tenido que hacer lo mismo una vez como parte de sus deberes profesionales. Y el bar del peluquero fue una parte importante de ese procedimiento. El proceso alcanzó su punto culminante en la Europa medieval. Este período combinó la transmisión generalizada de enfermedades con el conocimiento de que el derramamiento de sangre podría brindar alivio o protección contra una amplia variedad de enfermedades.

A menudo se asignaba a los monjes a cuidar a los enfermos graves. Y parte de ese tratamiento implicaría un derramamiento de sangre. La mano hábil de un peluquero a menudo se prestaba como asistente. El papel del derramamiento de sangre finalmente se vio más allá del ministerio de los clérigos. Y entonces la principal responsabilidad de flebotomía cayó sobre los hombros de un peluquero local.

La gente acudía a su peluquero en busca de consejo y tratamiento. A menudo, cuando el destinatario sentía que el derramamiento de sangre era aconsejable, buscaba un bar en la estación de trabajo del barbero. Un agarre firme de la barra aseguraría que los peluqueros puedan localizar correctamente una vena utilizable.

Desde allí, el barbero hizo una incisión y drenó un poco de sangre del paciente. La barra también serviría para soportar el dolor del procedimiento. A veces, apretar los dientes y aferrarse a algo es la única forma de aliviar el dolor en una sociedad que aún no ha descubierto la anestesia.

Colores hermosos e inquietantes

Finalmente, la barra llegaría a simbolizar la experiencia de visitar al peluquero. Pero un simple poste frente a un lugar de trabajo no sería lo suficientemente claro. La persona promedio de la época era analfabeta. Los indicadores no verbales son cada vez más importantes en una sociedad donde la mayoría de la gente no sabe leer.

Es posible que una sola barra no envíe suficientes mensajes. Pero un poco de pintura fue suficiente para dar a la gente una idea más educada de que había peluquerías disponibles en un edificio. El rojo en el poste se usó para simbolizar la sangre del derramamiento de sangre. El azul se usó para recordar a las personas las venas. Finalmente, el blanco en un poste representa los vendajes que se usan para sellar una herida después de que el peluquero termina.

Esta combinación de colores seguiría ganando popularidad en un futuro lejano. La semejanza del color de la varita de un barbero con el de la bandera de los Estados Unidos es una casualidad. Sin embargo, es muy posible que parte de la continua popularidad del bar de peluquería en los Estados Unidos se deba a esta similitud.

Los tiempos pueden cambiar, pero los colores y el simbolismo permanecen

El derramamiento de sangre eventualmente caería en desgracia. La ley inglesa prohibió efectivamente a los barberos del derramamiento de sangre a mediados del siglo XVI. Los barberos continuarían trabajando como dentistas durante un tiempo sorprendentemente largo. El símbolo de la sangre en la barra de un barbero siguió siendo bastante apropiado hasta el siglo XVIII. A finales del siglo XVIII, el papel del “cajón de dientes” se convirtió en la nueva profesión del dentista.

Hoy la barra de barbero roja, blanca y azul tiene un toque de nostalgia. La mayoría de la gente se da cuenta de que un bar de peluquería tiene una historia profunda y rara vez discutida. Sin embargo, rara vez tienen la historia completa. Podría pensar que se remonta a unos cientos de años. Irónicamente, la noción común de la creación del poste en realidad se remonta a la época en que se convirtió en una representación inexacta de la profesión de peluquero.

Sin embargo, historiadores y transeúntes pueden estar de acuerdo en una cosa. La barra de barbero es un diseño llamativo que ha resistido la prueba del tiempo por una buena razón. La mayoría de los servicios que sugiere un poste se han prestado a médicos y dentistas. Pero el bar en sí todavía habla de una historia larga y fascinante. Es una saga histórica para recordar cada vez que se nota un remolino de rojo, blanco y azul.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *