Cómo el metamerismo afecta nuestra capacidad de ver el color en el mundo que nos rodea

El color a menudo parece ser una cualidad inherente que es específica de un objeto en particular. Es difícil imaginar que el sol no sea una hermosa esfera dorada. Asimismo, es difícil no sentirse triste al pensar en idílicos veranos pasados ​​bajo ese sol mientras contempla el agua azul del mar.

Sin embargo, es posible que se sorprenda al descubrir que el sol en realidad está brillando. blanco en lugar de amarillo. Del mismo modo, los océanos son en su mayoría así. claro como el agua que encontramos en los arroyos. Estos dos ejemplos subrayan el hecho de que el color, tal como lo experimentamos, incluye luz reflejada. También sugiere que los colores del mundo que nos rodea pueden no ser tan sólidos como supondríamos.

En esta publicación, aprenderá qué es el metamerismo y cómo afecta nuestra percepción del color.

Repensar lo que entendemos por discusiones sobre colores

El color es tan peculiar de un objeto como su capacidad para absorber ciertas frecuencias de luz. La luz que no es absorbida por un objeto se refleja hacia afuera. Consideramos que esta luz reflejada es color. Por lo general, entendemos la visión como un proceso pasivo. En realidad, sin embargo, estamos participando en una experiencia muy dinámica cuando miramos un objeto colorido.

La luz se genera a partir de una fuente externa, interactúa con un objeto y luego es interpretada por nuestros propios ojos y cerebro. El hecho de que este sea un proceso tan complicado conduce a hechos que en un principio pueden parecer una ilusión. Los colores del sol o de los océanos son dos ejemplos. Pero encontramos un ejemplo aún más sorprendente en lo que se conoce como metamerismo.

Lo que vemos no siempre es lo que obtenemos

Piense en todos los errores que haya cometido al comprar ropa. Es una experiencia que la mayoría de nosotros encontramos confusa a veces. A veces, la ropa nos queda bien en la tienda, pero nos deja en la estacada en casa. En otra ocasión elegimos algo que combine perfectamente con el color de un atuendo. Pero cuando nos lo probamos en casa, parece que el artículo casi ha cambiado de color desde que estábamos en la tienda. Es fácil descartar estas experiencias como simples errores. Después de todo, no es que la ropa haya cambiado de color sin razón alguna.

Es importante recordar una vez más que el color no es realmente una propiedad inherente de la materia. Cuando hablamos de color, básicamente estamos describiendo la interacción entre la luz, una superficie reflectante y nuestros ojos. Varias variables están involucradas en este proceso. Cada cosa específica que examinamos más de cerca en este proceso tiene una serie de subsistemas complejos.

Por ejemplo, nuestros ojos ven el color de la estimulación de las células de los conos. Tenemos tres tipos diferentes de células cónicas. Cada una de estas categorías específicas de fotorreceptores opera en un color diferente: rojo, verde y azul. Aquí también es importante recordar que esta percepción del color incluye la recepción de ciertas longitudes de onda de luz.

Los conos rojos son sensitivo luz de onda demasiado larga. Los conos verdes son sensibles a la luz de onda media. Finalmente, nuestros conos azules son sensibles a la luz de onda corta. También es importante recordar que todas estas longitudes de onda provienen de lo que está iluminando un área.

Diferencias entre diferentes fuentes de luz.

Cuando una fuente de luz proyecta todo el espectro visible, aparece blanca. Sin embargo, nuestros ojos no son instrumentos perfectamente coordinados para el análisis del color. Por lo general, obtenemos una idea aproximada del color en lugar de una medida matemáticamente perfecta. Esto puede generar efectos interesantes. En el caso del metamerismo, el problema a menudo surge de diferencias en lo que parece ser luz blanca.

Dos fuentes de luz diferentes pueden tener el mismo aspecto para el ojo humano. Sin embargo, imagine un caso en el que la luz blanca contenga menos luz de onda media de la que cabría esperar. Si fuera una ligera desviación, la luz podría no parecernos diferente de lo que veríamos al aire libre bajo la luz del sol. Sin embargo, la luz reflejada por los objetos puede parecer ligeramente diferente debido a la diferente reflexión y absorción de la luz. De hecho, las diferentes condiciones de iluminación pueden significar que coincidan dos objetos de diferentes colores. Este fenomeno es conocido como Metamerismo.

Una luz diferente puede producir las mismas respuestas

En el ejemplo anterior de compra de ropa, podemos imaginar una situación con dos fuentes de luz diferentes. Por ejemplo, cuando estamos en una tienda, podemos mirar objetos bajo una luz fluorescente. La mayoría de la luz fluorescente crea una curva de emisión de luz irregular. Esto significa que un objeto puede tener diferentes colores cuando se ve bajo luz fluorescente y luz solar. Nuevamente, esto se debe al hecho de que el color proviene del reflejo o absorción de la luz emitida por una fuente en particular. Las diferencias en la salida de luz de la fuente, incluso si son bastante sutiles, dan como resultado diferentes experiencias visuales para las personas en estas condiciones.

También podemos pensar en esto como números brutos. Las células del cono en nuestros ojos responden en función de ciertas longitudes de onda relacionadas con los números. Podemos activar estos números específicos de varias formas diferentes. El método más común es que todo el espectro de luz interactúe con los objetos en nuestra línea de visión. Por ejemplo, considere todo el espectro como una variable definida como x. Definimos un determinado objeto como y. Finalmente, podemos definir el valor recibido por nuestro ojo como z.

El valor de x cambia según la fuente de luz. El valor de y es una constante. xy siempre genera el mismo valor siempre que no se cambie la fuente de luz. Sin embargo, si cambiamos a una configuración diferente, x se redefine. Esto enviaría un valor final diferente para z. Siempre tendríamos una diferencia si x cambiara. Pero, ¿notaríamos realmente esta diferencia?

Si x cambiara un pequeño percentil del total, probablemente no veríamos que hay una diferencia. Y este es el caso de la mayoría de los cambios de iluminación que vemos en el transcurso de un día. La salida de luz del sol, los LED y las lámparas fluorescentes difieren entre sí. Pero la diferencia suele ser tan pequeña que el ojo humano no distingue tanto entre ellos. Solo en algunos casos extremos vemos objetos que parecen ser del mismo color cuando en realidad son bastante diferentes.

Diferencias en ojos individuales

Por supuesto, también existe un cierto grado de subjetividad en la percepción del color. Tocamos el hecho de que la visión humana no es una herramienta perfecta para medir la luz o el color. La mayoría de las personas tienen algunas diferencias sutiles en la forma en que perciben los colores. La edad es una de las razones más importantes de estas diferencias. A medida que envejecemos, nuestros ojos están expuestos a peligros internos y externos. A menudo, a medida que las personas envejecen, surgen problemas sutiles pero importantes con los suyos. ojos. Estos problemas pueden afectar la recepción de la luz incidente en nuestra celda de cono. Esto podría pintar el mundo de una ligera sombra en comparación con una persona más joven.

Hay una variedad de otras razones por las que las personas pueden percibir el color de manera diferente. El daltonismo ocurre en aproximadamente el 4.5% de la población adulta. Obviamente, esto conduce a una visión muy diferente de los colores en comparación con el promedio. Estas y otras causas de identificación errónea de colores entre personas se clasifican como una especie de metamerismo. En particular, este fenómeno se define como observador Metamerismo.

Cómo comprender el metamerismo puede mejorar nuestra cosmovisión

En resumen, el metamerismo describe la identificación errónea de dos colores técnicamente diferentes como iguales. La razón subyacente de esta identificación errónea puede tener varias causas. Debido a las condiciones de iluminación, esto puede ser ambiental. O el metamerismo podría deberse a diferencias individuales a nuestros ojos. Sin embargo, el resultado final es el mismo. Vemos las cosas esencialmente de manera diferente de lo que esperaríamos.

Este fenómeno es tan inusual en la vida diaria que solemos sorprendernos. Pero hay una lección importante que aprender del metamerismo. El fenómeno muestra que no somos solo observadores pasivos flotando en un mundo de colores. Cada color que vemos nos llega a través de una interacción compleja entre nosotros y el medio ambiente. Definitivamente vale la pena tomarse un momento de vez en cuando para comprender cuánto cuesta ver los colores que nos rodean.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *